30 cosas que debés dejar de hacerte

Me gustó mucho el artículo. Me lo pasaron por ahí y pensé en compartirlo con ustedes.

30 cosas que debés dejar de hacerte

1- Dejá de pasar tiempo con la gente equivocada. La vida es demasiado corta como para pasar tiempo con gente que drena tu felicidad. Si alguien te quiere en SU vida, te van a hacer el espacio necesario; no deberías pelear por conseguirlo. Nunca jamás insistás con alguien que continuamente no aprecia tu valía. Y recordá, los mejores amigos no son aquellos que están a tu lado en las fiestas, borracheras o cuando estás de lo mejor, sino aquellos que se mantienen junto a vos cuando peor la estés pasando.

2- Dejá de correr de tus problemas. Afrontalos con la cabeza erguida. No, no va a ser fácil. No existe alguien en el mundo capaz de manejar perfectamente cada golpe que la vida le tira. No estamos diseñados para ser capaces de resolver instantáneamente los problemas. Simplemente no. De hecho, estamos hechos para enojarnos, entristecernos, lastimarnos, caer y levantarnos. Ese es el sentido de la vida: encarar problemas, aprender, adaptarse y resolverlos con el transcurso del tiempo. Esto es lo que en última instancia nos moldea en la persona que somos.

3- Dejá de engañarte. Podés mentirle a cualquier persona en el mundo, pero no te podés mentir a vos mismo. La vida mejora solamente cuando asumimos riesgos y tomamos decisiones, y la primera y más difícil decisión que podemos tomar es ser honestos consigo mismos.

4- Dejá de poner tus propias necesidades al final de la lista. La cosa más dolorosa es perderte en el proceso de amar a otra persona demasiado y olvidar que TAMBIÉN SOS ESPECIAL. Ok, ayudá a otros, pero también ayudate a vos mismo. Si alguna vez hubo un momento de seguir tu pasión y hacer algo que realmente signifique algo para vos, ese momento es AHORA.

5- Dejá de tratar de ser alguien que en realidad no sos. Uno de los más grandes retos en la vida es ser vos mismo en un mundo que está tratando de convertirte en copias de los demás. Siempre vas a encontrar a alguien más bonito, más inteligente, más joven, pero ninguno de ellos podrá ser vos. No cambiés para AGRADARLE A LA GENTE. Sé vos mismo y la GENTE INDICADA amará tu esencia verdadera.

6- Dejá de retener el PASADO. No podés iniciar el próximo capítulo de tu vida si seguís leyendo y re leyendo el último…

7- Dejá de temer cometer errores. Hacer algo y fracasar es al menos diez veces más productivo que no hacer nada! Cada éxito tiene como predecesor una cola de errores y cada falla contiene la promesa de un éxito futuro. Uno siempre termina arrepintiéndose más por las cosas que no hizo que por las que realizó.

8- Dejá de castigarte por errores del pasado. Podremos amar a la persona errónea y llorar por los errores cometidos, pero no importando cuán malas fueron las cosas, una cosa es cierta, los errores nos ayudan a ENCONTRAR A LA PERSONA Y COSAS QUE SON BUENAS PARA NOSOTROS. Todos cometemos errores, tenemos batallas y hasta arrepentimientos de cosas que hicimos en el pasado. Pero no sos tus errores, no sos tus luchas y estás AQUÍ, AHORA, con el poder de darle forma a tu día y a tu futuro.

9- Dejá de tratar de comprar la felicidad. Muchas de las cosas que queremos son caras. Pero la verdad es que las cosas que realmente nos satisfacen son gratis: amor, risas, y trabajar en lo que nos apasiona.

10- Dejá de buscar la felicidad exclusivamente en OTRAS PERSONAS (y esto lo cometemos casi tooodo el mundo). Si no estás feliz con la persona que habita en tu interior, no vas a ser feliz en ninguna relación a largo plazo. Tenés que crear estabilidad en tu propia vida antes de poderla compartir con alguien más. LA FELICIDAD NO DEBE DEPENDER CON QUIEN ESTÉS, LA FELICIDAD DEBE DEPENDER DE VOS MISMO.

11- Dejá de estar ido. No pensés demasiado o vas a terminar creando un problema que ni siquiera existía antes. Evaluá las situaciones y tomá acciones decisivas. No podés cambiar aquello que evitas confrontar. Progresar significa tomar riesgos. Punto! No podés llegar a segunda base con tus pies aún en primera.

12- Dejá de pensar que aún no estás listo. Nadie se siente 100% listo cuando aparece una oportunidad. Las grandes oportunidades en la vida nos obligan a crecer e ir más allá de nuestra zona de confort, lo que significa que no nos vamos a sentir del todo cómodos al inicio.

13- Dejá de meterte en relaciones por las RAZONES EQUIVOCADAS. Las relaciones deberían ser seleccionadas de manera sabia. Es mejor estar solo que estar con MALAS COMPAÑÍAS. No hay necesidad de correr. Si algo ha de ser…será (en el momento correcto y con la persona correcta y por la mejor razón). Enamorate cuando estés listo, no cuando estés sólo.

14- Dejá de rechazar nuevas relaciones sólo porque las anteriores no funcionaron. En la vida te vas a dar cuenta que hay un propósito para cada persona que conozcás. Algunas te van a poner a prueba, algunas te van a usar y destrozar y otras te van a enseñar. Pero lo más importante, algunas van a sacar lo mejor de vos.

15- Dejá de competir con los demás. No te preocupés si a los demás les va mejor que a vos. concentrate en vencer tus propios records cada día. El éxito es una batalla entre vos y vos mismo nada más.

16- Dejá de estar celoso de los demás. Los celos son el arte de contar las dichas de los demás en vez de las tuyas. Preguntate esto: Qué es algo que yo tengo que todos los demás quieren?

17- Dejá de quejarte y sentir lástima por vos mismo. Las curvas en la vida se te lanzan por un motivo, para cambiar tu camino en una dirección que es la indicada para vos. Tal vez no se comprendan las cosas que pasen en un determinado momento, pero con el tiempo, si se reflexiona sobre esas mismas cosas, a menudo vas a encontrar que te llevaron a un mejor lugar, te condujeron hacia una mejor persona, estado mental o situación. Así que sonreí. Dejá que todo el mundo sepa que hoy sos mucho MAS FUERTE de lo que fuiste ayer.

18- Dejá de cargar con resentimientos. No vivás tu vida con odio en el corazón. Te vas a termina haciendo más daño a vos mismo que a la gente a la que odiás. El perdón no es decir “Lo que me hiciste está bien”, no, perdón es decir “NO VOY A DEJAR QUE LO QUE VOS ME HICISTE ME ARRUINE LA FELICIDAD PARA SIEMPRE”. El perdón es la respuesta…dejá ir, encontrá paz, liberate! Y recordá, el perdón no sólo es para los demás, sino para con vos mismo.

19- Dejá de permitir que otros te bajen a su nivel. Rehusá a bajar tus estándares para acomodarte a los de aquellos que no pueden subir los propios.

20- Dejá de gastar el tiempo tratando de explicarte ante los demás. Tus amigos no lo necesitan y tus enemigos no te lo van a creer de todas formas. Sólo hacé lo que vos sabés dentro de vos que es lo correcto.

21- Dejá de hacer lo mismo una y otra vez sin tomar un descanso. El momento indicado para tomarte un respiro es cuando no tenés tiempo para hacerlo. Si continuás haciendo lo que estás haciendo, vas a seguir obteniendo lo que hasta ahora has obtenido. A veces necesitás distanciarte de las cosas para verlas más claras.

22- Dejá de obviar la belleza de los pequeños momentos. Disfrutá las cosas pequeñas porque un día cuando mirés atrás podrías darte cuenta que esas eran las cosas grandiosas. La mejor parte de tu vida van a ser todos esos pequeños momentos sin nombre que pasás sonriendo junto a alguien que signifique algo para vos.

23- Dejá de tratar de hacer las cosas perfectas. El mundo real no recompensa el perfeccionismo, recompensa aquél que hace las cosas.
24- Dejá de seguir el camino de la menor resistencia. La vida no es fácil, especialmente cuando deseás alcanzar algo valioso o significativo. No tomés la salida fácil. Hacé algo extraordinario.

25- Dejá de actuar como si todo estuviera bien si no lo está. Está bien derrumbarse por un momento. No tenés que pretender siempre que sos fuerte, y no hay necesidad de probar constantemente que las cosas están yendo bien. No deberías preocuparte de lo que los demás piensen, llorá si lo necesitás, eso es saludable. Entre más pronto lo hagás, más pronto vas a poder sonreír nuevamente.

26- Dejá de culpar a otros por tus problemas. El grado en que alcancés tus sueños depende del grado en el que tomés responsabilidad por tu vida. Cuando culpás a otros de lo que te pasa, estás negando responsabilidad, le estás dando a los demás poder sobre una parte de tu vida.

27- Dejá de tratar de ser todo para todos. Hacer eso es imposible, y el tratarlo sólo te va a quemar. Sin embargo hacer sonreír a UNA persona puede cambiar el mundo. Tal vez no todo el mundo, pero si SU mundo. Así que estrechá tu foco de atención.

28- Dejá de preocuparte tanto. El preocuparte no va a librar el mañana de su carga, pero sí va a quitarte la alegría del HOY. Una manera de analizar si algo es digno de preocupación es hacerte esta pregunta: “Esto me va a importar dentro de un año? Tres años? Cinco años?” Si la respuesta es NO, entonces no vale la pena perder neuronas con eso.

29- Dejá de enfocarte en lo que NO querés que pase. Enfocate en lo que QUERÉS que pase. El pensamiento positivo es el estandarte de cada historia de éxito. Si te despertás cada mañana con el pensamiento que algo maravilloso te va a pasar hoy, y prestás atención con detenimiento, con regularidad te vas a dar cuenta que estás en lo cierto.

30- Dejá de ser mal agradecido. No importa lo bien o lo mal que te vaya, despertate cada mañana agradecido por la vida que te tocó. Alguien, en algún lugar está desesperadamente luchando por la suya, por sobrevivir a una guerra, conseguir un vaso de agua, comer el día de hoy. En vez de pensar de lo que carecés, tratá de pensar en lo que tenés y que a los demás le falta.

Anuncios

La era de la “Bitch”

Han notado que ahora las mujeres (no todas, pero sí muchas) usan la palabra bitch, zorra o perra para referirse a las otras? Aún cuando son amigas entre sí!

Lejos quedaron los días en que la mujer abnegada se quedaba en su casa, haciendo el trabajo de esclava para el hombre…eso está muy bien, pero en los últimos tiempos el esquema de comportamiento femenino está cambiando y no estoy seguro si sea para su bienestar.

La Bitch se caracteriza por ser una mujer independiente, tanto en el ámbito emocional como en el económico. No depende de un hombre que la mantenga y no se siente íntimamente ligada con el sexo opuesto. Es una persona “práctica” que no se apega a nadie, si tiene pareja, lo ve como uno más de su círculo social, sin embargo tiene el enfoque de que “si está, ok, y si no, mejor”. En general va a formar mini-relaciones, más que todo para pasar bien el rato, no le gusta bajar la luna ni las estrellas y le importa poco si la pareja lo hace. Cuenta con un círculo de amigas y eso es lo principal, sale, se emborracha y coquetea siempre apañada por las demás, quienes celebran todas las “aventuras” de ésta. No importa nada más que eso. Su vida es salir y “pasarla bien”, nada más. No existe una meta ulterior, un objetivo aterrizado, simplemente es pasar un buen rato no importando qué.

En teoría éste debería ser la visión de vida de todos, sin embargo, pensando un poco más allá de las narices, esta persona está condenada a tener relaciones rápidas, más bien sexuales donde a ella también la consideren un desahogo momentáneo y no algo para mantener a largo plazo. Será, como ella considera al resto del mundo, un juguete descartable.

Habrá que ver si el tiempo me dará la razón, pero creo que al final, cuando el telón caiga y la edad no les perdone, quedarán o bien  con alguien que las desprecie o solas, rememorando “glorias” pasadas.

Negligencia médica sin consecuencias

Alguna vez le han diagnosticado algo “tremendo” y como corderito pal´matadero usted se ha sometido al tratamiento?

O por el contrario…ha ido usted a una consulta y el médico le dice que “no es nada” sólo para descubrir tiempo después que tiene algo serio, que, de haberse atendido a tiempo, no se hubiera tornado tan grave?

Y más importante aún…si le ha pasado algo de esto…ha tomado acciones, tales como demandar al médico por mala práctica? Ciertamente, si usted vive en Nicaragua, esto es bastante improbable, ya que en este país, no se acostumbra a demandar a los médicos por sus equivocaciones garrafales, sino que bajamos la cabeza y seguimos adelante sin pensar siquiera en la posibilidad de tomar acciones legales por descuidos o negligencias. No sé realmente a qué se debe esta actitud, tal vez una profunda decepción en el sistema legal o tal vez es algo meramente cultural, lo cierto es que, entre que son peras o manzanas, los doctores caminan impunes por las calles al tiempo que existen miles de casos de personas que han padecido por un mal diagnóstico/práctica. Para muestra, 3 botones:

Caso #1: Una muchacha en sus veintes, asidua visitante al gimnasio sufre una lesión en la columna, una hernia discal. Va al médico en el hospital privado más prestigioso de Nicaragua, la operan y la dejan mucho peor que como entró. El resultado final es que tuvo que vivir por poco más de un año en  Cuba para poderla ayudar a recuperar sus funciones normales. Demandó al médico que la operó aquí? No. Sigue el hombre operando como si nada hubiera pasado. Creo que ni cuenta se dio de que había operado mal a mi amiga.

Caso #2: Una muchacha va donde una ginecóloga que trabaja en un hospital por Invercasa, le diagnostican una enfermedad y le mandan a hacerse diversos procedimientos invasivos y traumantes, sin embargo, antes de hacérselos, YO le aconsejo que no se quede con esa opinión, sino que busque otro médico para confirmar o desestimar el diagnóstico inicial. El resultado? los exámenes del segundo médico (y del segundo laboratorio) dan negativos, es decir, esa persona podría hoy estar con su cuerpo mutilado por un simple “error de laboratorio” y falta de sentido investigativo de la doctora. Cuántos pacientes se someten a tratamientos deformantes, invasivos, dolorosos creyendo en que su médico tiene la razón? Cuántos se quedan con la primera versión que les dicen?

Caso #3: Una mujer va a donde un renombrado oftalmólogo de apellido Chamorro. El médico le dice que no tiene nada y le recomienda “colirio” para su padecimiento. Una semana después, al persistir los síntomas va donde otro médico y le diagnostican desprendimiento de retina. Cómo un médico puede NO VER algo tan evidente? Lo grave de todo esto es que el primer médico es alguien “prestigioso”, supuestamente una autoridad en su campo…por favor!! El resultado? se buscó una tercera opinión y ésta coincidió con la segunda. Hubo que operar, pero se perdió tiempo valioso entre la primera opinión y las demás.

A lo que voy con todo esto es que la gente, los pacientes tienen derechos, están pagando por un servicio y lo mínimo que podrían hacer los médicos es tener el debido cuidado de examinar y preocuparse por el paciente. Por otro lado, las personas deberían acostumbrarse a exigir calidad en el servicio, a reclamar si algo va mal o se dan cuenta que el diagnóstico o el procedimiento fue mal realizado.

Si reciben un diagnóstico que no les parece, pregunten, si el médico no les convence, busquen una segunda, una tercera opinión, es su vida y su salud la que está en juego!!!

También recomiendo que demanden al médico. Al final nos están haciendo un favor a los demás pacientes y al propio médico; estoy seguro que muchos de ellos no saben que fueron negligentes pues no existe alguien que les haya dicho que se equivocaron.

Nota: Todos estos casos los sé de primera mano. Le han ocurrido a personas cercanas a mi. No son mitos urbanos.

Calladito, más bonito….

En una ocasión a Sócrates lo visitó un amigo para contarle un chisme que a su vez le contaron sobre otro amigo mutuo. Sócrates lo interrumpió y le preguntó a su amigo si él había aplicado la prueba de los tres filtros a quien le narró el la historia.

“Los tres filtros, no sé que es eso” – le respondió su amigo.

“Entiendo” – le dijo Sócrates – “entonces permíteme aplicártelo a ti”.

“Lo que vas a contar de nuestro amigo… ¿es verdadero?” preguntó Sócrates.

“No lo sé” – le contestó.

“Veo”, dijo Sócrates, y volvió a preguntarle: “lo que vas a contar de nuestro amigo, ¿es bueno?”.

“Definitivamente no”, le contestó.

Por último le preguntó Sócrates, “Lo que me vas a contar de nuestro amigo, ¿me es útil, ME SERVIRÁ PARA SER MEJOR PERSONA?”.

“No… no creo que te sea útil”, le dijo.

“Entonces”, le dijo Sócrates a su amigo: “si lo que me vas contar de nuestro amigo no es verdadero, ni es bueno y tampoco me es útil…, para qué me lo vas a contar?”.

Con este ejemplo Sócrates le enseñó a su amigo no solo que no era bueno estar pendiente del cotilleo sino que a la vez uno puede vivir una vida moral utilizando principios o valores en la vida diaria.

Cuando uno termina una relación, lo mejor que puede hacer es cortar TOTALMENTE con todo rastro de lo que sucedió, al menos por un tiempo. Empaquen las canciones, los recuerdos, las fotos, la imagen, los medios de contacto con la persona con la que terminaron y déjenlos en paz por un tiempo considerable….hasta que sientan que todas esas cosas no les afectan y les quitan la paz mental.

Inquietantemente, me ha sucedido más veces de las que quisiera, que amigos (no mal amigos, sino amigos de verdad) me vienen con chismes de la persona con la que he terminado. A lo mejor lo hacen por ignorantes, porque piensan que así uno va a superar más a la persona en cuestión y no por ser malditos, pero la verdad señores es que ESO NO FUNCIONA. Lo único que consiguen con comentarios sobre lo que la otra persona está haciendo (o no está haciendo) es TRAER DE NUEVO la imagen de esa pareja a la mente de la persona a la cual le están contando las cosas.

Veamos…si yo estoy tranquilo y en el proceso de curación…qué de bueno, según un cerebro sano, tendría decirme que la otra persona ya tiene una nueva pareja? En serio…creen que eso es constructivo? Reamente no. Sólo consiguen echar limón a una herida que estaba en proceso de sanarse.

Así que amigos….dejen que sus amigos sanen por si sólos. Estén para ellos cuando ellos les soliciten. Sean parte de la solución y no del problema.

El nica…mata mama, malinchista o sólo buscando aceptación???

Por dos años estuve viviendo en Costa Rica, durante todo ese tiempo jamás se me pegó el habladito. Y es que siempre me he considerado testarudo o fiel a mis –pocas- convicciones. Y eso es algo de lo que me siento orgulloso.

Basta poner la TV y ver un canal local para ver a todos los indios hablando raro pq se fueron dos semanas al exterior….

Tengo amgig@s que tienen meses o un año de estar viviendo fuera y perdieron (lo dejaron perder) totalmente el acento nica…ahora pronuncias las “s” y realmente se oyen raros!

La verdad, poniéndome a pensar un poco más sobre el asunto, me han surgido más dudas que respuesta a este fenómeno. Realmente no sé si es por falta de carácter, falta de identidad, ser mata mama o simplemente es por esa necesidad intrínseca del nica de ser aceptado donde vaya. A veces, dándole razón al diablo, pienso que, al sentirse sólo y en una tierra extraña-y a veces hostil- el nicaragüense busca cómo “mezclarse” con el medio ambiente próximo y de ahí surge ese comportamiento que, al menos personalmente, no me gusta.

Por otro lado, me pongo a pensar en extranjeros viviendo en Nicaragua…conozco muchos españoles que hayan vivido por más de 10 años aquí y su acento sigue tan prístino como el primer día. Es como si jamás hubiesen salido de su patria. Entonces, si tomamos ese ejemplo…no es cuestión de la especie…es cuestión de cultura. Sé que los españoles se sienten orgullosos de ser españoles, son muy nacionalistas y en serio…cuando tuve la oportunidad de estar por allá, todo, pero todo, todo, es en español. Eso contrasta con nosotros que entre más pongamos las cosas en inglés, creemos que va a llamar más la atención o va a ser más importante…equivocación total.

Al final del día, creo que es una cuestión cultural, o falta de la misma. Creo que en buena medida por eso estamos como estamos, porque creemos que lo nica no es bueno, que hay que desecharlo para adoptar costumbres de países “mejores”, cuando no existe algo peor que negar tus raíces.

Este artículo va dedicado a todos los que, estando dos días lejos de su patria, empiezan a hablar extraño, pero más que todo a aquellos que, aún viviendo por muchos años en el extranjero, aún conservan su habladito pinolero.

Por mi parte, me voy a seguir comiendo las “s” con todo el gusto del mundo, sea que esté aquí o en la conchinchina.

Noj vemoj puéj !!!!

Del amor, codependencia y otros demonios (parte 3 y final)

Fueron 6 veces las que, desde Marzo de este año hasta Agosto cortamos y volvimos.  La primera vez fui yo quien terminó porque ya estaba cansado de querer que las cosas fueran diferentes. Las restante 5 veces fue ella la que terminó; muchas peleas, malos entendidos, ansias desenfrenadas de salir con otras personas que no fuera yo o llevarme como premio de consolación.

Llegó un punto donde yo no podía mandarle mensajes de texto ni llamarla por teléfono, pues simplemente me lo había prohíbido. Tuvo que tragarme todo eso y aún así cada vez que se le pasaba el enojo yo estaba ahí, ansioso porque me llamara. Y esto es un punto que quiero ampliar: en las relaciones codependientes NO importa cuántas veces las personas te hieran o te traten mal, no importa cuánto te arrastrés por el piso ni cuánto soportés, no te va a importar, siempre vas a querer estar al lado de esa persona, aunque ésta NO quiera ya estar con vos. Estás cegado y querés siempelemente cambiar el rumbo de algo que va en otra dirección a lo que vos querés. El actuar de esta manera es tonto porque al final, como me decían “lo que es para vos ni que te quités y lo que no es para vos, ni que te pongás”, simplemente estás forzando una relación que la otra persona ya no quiere tener; estás gastando recursos, tiempo, lágrimas, sanidad mental por alguien que ha decidido que lo de ustedes ya fue y no volverá a ser. También le estás haciendo perder el tiempo a esa persona de que encuentre otro que sea igual que ella, tan podrido o tan virtuoso, como lo quieran ver.

Mi camino ha sido largo y no termino de recorrerlo, he estado deprimido, sin ganas de comer, insomne, adicto a pastillas para dormir y demás sustancias, pensándola algunos días mucho y otros días no tanto, pero luego de algunos meses de finalizada la relación de manera formal, creo que me siento un poco mejor, y es que el tiempo, aunque suene a cliché, es lo mejor para este tipo de situaciones, es un acontecimiento que tiene que llevar su proceso de duelo. Que si la extraño? mucho. Que si quisiera volver? por supuesto, pero me he contenido de llamarla o buscarla porque en el fondo sé que sería un retroceso en el poco camino que llevo recorrido para superarla, sería hechar por tierra las lágrimas derramadas, las horas sin sueño en las madrugadas, sería continuar menospreciándome, socavando mi autoestima.

La semana pasada me escribió, me dijo que había pensado en terapia de pareja, pero luego me dijo que mejor no, que no quería volver a llorar, que ahora casi no lo hacía. Muy en el fondo espero un día que me escriba y me diga que se dio cuenta que lo que ella ponía como prioridad no lo era, que lo siente y que quisiera regresar, pero en esta vida nada es seguro y no puedo vivir esperando ese día y poner mi vida en pausa hasta que se le ronque.

Mis consejos para este tipo de relaciones enfermas: busquen consejos de personas de su entera confianza, sean éstos amigos, parientes, etc. Si creen que la carga es demasiado pesada, busquen ayuda profesional. No vean el tiempo en soledad como un castigo, más bien, ocúpenlo como un tiempo para conocerse a sí mismos y QUERERSE a si mismos…les sorprendería ver la cantidad de gente con autoestima prácticamente nula. Como dice un libro que leí hace poco: para amar a alguien , uno tiene primero que amarse a sí mismo, si no , es simplemente imposible, pues vas a necesitar a esa persona más de la que la vas a amar. La vas a necesitar para llenar vacíos que vos mismo deberías poder llenar, esa es la raíz de relaciones codependientes o enfermas. Por último, manténganse ocupados! trabajen, viajen, métanse a algún curso que les mantenga la mente ocupada. Yo me creé este blog para eso, para poder exteriorizar todo este sentimiento y para mantener la mente ocupada. Cada vez que la mente trate de regresar a los recuerdos que sólo les conducen a la tristeza, bloqueen ese pensamiento! piensen en otra cosa! No es fácil, pero con práctica se puede lograr.

Hasta aquí los temas relacionados con mi relación, no niego que más adelante podrían salir temas relacionados pero ya no van a ser sobre esta relación, sino más bien temas generales, etc.

Recuerden que en este blog voy a escribir sobre lo que me de la gana, no sólo de cosas malas o de relaciones, sino de todo lo que involucra estar vivo. A como puede ser un tema de cómo me salió un quesillo de la calle, también podría ser un review de una película, pensamientos sueltos, etc. etc.

Hasta la próxima!

 

Del amor, codependencia y otros demonios (parte 2)

Dónde me había quedado? Ah si! que me había ido a ticolandia, verdad?

Echando a la basura el corazón

Bueno, la relación prácticamente inició cuando me fui fuera del país, al principio era bien díficil

por toda la nostalgia que uno tenía del país, la familia y sobre todo, de tu pareja. Para remate, las comunicaciones mediante skype las primeras semanas fueron bastante malas…es frustrante cuando pasás pensando todo el día en llamar a tu novia y cuando por fin terminaste todo, no hay nadie en la casa y tenés todas las ganas del mundo para hablar hasta de cómo estuvo el arroz del almuerzo con la chavala…el #%#$ internet está súper lento y lo que oís son sílabas y no palabras completas.

Con el tiempo el ancho de banda se compuso y podíamos hablar bien. Sin embargo, estando allá, en un país desconocido y siendo un poco apartado de la gente, sólo tenía tres opciones para hacer en mi día: estudiar, ver la pared o pensar y querer saber de ella. En ese sentido creo que estuvo uno de los mayores errores en la relación pues jamás va a ser lo mismo estar uno en el extranjero y la otra persona en su país de origen pues ésta va a tener muchas más opciones de entretenimiento o distracción que alguien que, ya sea por los estudios o por simple fobia social (o falta de money) no puede salir a cada rato a divertirse. Y así comenzaron los problemas.  Ahora que lo veo en retrospectiva pienso que si hubiésemos estado viviendo los dos en el mismo territorio, igual se hubiesen presentado los inconvenientes. Mientras la chavala puede platicar con una piedra y le saca palabras, yo soy más reservado, soy de pocos amigos y por lo general, cuando tengo una relación, me centro mucho en esa persona, cosa que ella no acostumbraba hacer. Mientras ella necesitaba compulsivamente salir cada fin de semana, a mi me daba igual francamente y pues no era lo duro, sino lo tupido….con el tiempo el hecho que ella saliera y en mis cuentas, me dejara botado, comenzó a tener un impacto negativo en nuestra relación.

Hubieron muchos comportamientos que sinceramente hasta el día de hoy no entiendo, si tuviese que dar una explicación diría que a la persona le valía v…. lo que yo pensara o sintiera, pero no se, la verdad yo no podría ser juez y parte. Hubo una ocasión, recuerdo, que yo le pedí específicamente que no quería que se relacionara con una persona (y hago la aclaración que JAMÁS le prohibí nada, pues no era su dueño, sólo fue esa única vez) que estudiaba en el campus de Nicaragua en segundo año, ya para entonces ella había entrado al programa de estudios en el país. Resulta que la persona esta que me caía mal era un petrolero venezolano y era de esos tipos arrogantes que tenía dinero. Resulta que un domingo la llamo y me dice que no me puede atender en ese momento porque andaba haciendo un mandado, que en media hora me regresaba la llamada. Al cabo de ese tiempo, me llama y me dice que no había podido contestarme bien la llamada porque andaba con la persona que me caía mal dando una vuelta en su avioneta (junto con otro compañero de clases). La quería matar! le dije que era lo único que le había pedido y fue de las primeras cosas que hizo! me contestó sencillamente que no se acordaba que yo le hubiese prohibido hablarle al maje ese y que además, ella no sabía si nuestra relación iba a durar tanto y que ella no podía dejar de vivir experiencias en pos de algo que era incierto.

Si es algo que me quedó dentro es que esta pareja, a mi parecer, pensaba de manera demasiado egoísta, su meta en la vida es pasarla bien y divertirse, SIN IMPORTAR a quien afecte, hiera o ignore. Yo no entiendo eso, no entiendo cómo alguien le puede no importar en absoluto lo que la otra persona sienta o piense sólo para pasar un rato divertido…viviendo la vida loca.

Hubo otra ocasión en que me detectaron en la cabeza, de alguna consideración, al momento de comentárselo me dijo esto: “ala, qué paseada….pero mirá…seguime contando eso más tarde porque ahorita voy a salir con unos compañeros del grupo de estudio a cenar, no quiero que piensen que no me integro con ellos”. Eso debería haber bastado para mandarla por un tubo, pero como uno es idiota, sólo me enojé y se lo dije, pero no provocó ningún cambio en ella.

Y así puedo dar muchos ejemplos de quejas que tengo de ella, fueron dos años y medio de peleas porque iba a salir y yo hubiese querido que se quedara algun fin de semana para acopañarme aunque sea por medio de skype. También lo confieso, cuando yo me enojaba decía cosas hirientes y muchas cosas que jamás debía haber dicho, lo acepto y también tuve mucha culpa de cómo se dieron las cosas….

En el próximo post, prometo terminar, al menos con la historia principal de esta relación. Por ahora es sábado y hay que ver qué se hace!